Cuando convocamos una ceremonia, lo hacemos porque deseamos tomar conciencia ante los demás y ante nosotros mismos de una transformación que va a suceder en nuestra vida. Además, es un vehículo de cohesión con los tuyos y una herramienta para la creación de una comunidad cuyo vínculo sentimental y de pertenencia jamás se romperá.

00197

Para una ceremonia civil de bautismo u otorgamiento del nombre (naming) recomendamos partir desde los cuatro elementos de la naturaleza: la tierra, el agua, el fuego y el aire, a los que se suma también el espacio (éter). Estos elementos son la base de una vida en continua transformación. Y representan también el estado de la materia que nos rodea: la tierra es sólida, el agua es líquida, el fuego es la energía transformadora, el aire es gaseoso y el éter es la sustancia intangible. Las tradiciones filosóficas, mitológicas y religiosas de culturas ancestrales y modernas se han visto profundamente influenciadas por estos cinco elementos naturales que hacen girar el mundo. ¿Cuál de estos elementos naturales está más íntimamente ligado a tu sensibilidad? La tierra representa la percepción; el agua, los sentimientos; el fuego, la intuición; el aire, el pensamiento; y el éter, el alma o el espíritu. ¿Has pensado cómo pueden estar presentes en la ceremonia para darle nombre a tu hij@??

La ceremonia del nombre o naming tiene lugar unos pocos días después del nacimiento y cada cultura cultura la lleva a cabo bajo sus tradiciones o religiones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *