Las peladillas endulzan un bautizo y es tradicional que sean repartidas por los padrinos entre los invitados a esta ceremonia tan llena de alegría, que en Simboliza se denomina ‘Bienvenida al Mundo’.

peladillas bautizo

Parece que se conoce, incluso, el nombre del pastelero que inventó la peladilla, allá por el año 170 antes de Cristo. Se trata de un repostero romano, un tal Dragatus Romana, que dio con este dulce y sí: fue para endulzar un bautizo. En la Edad Media, su uso, curiosamente, varió: las peladillas empezaron a repartirse no entre los invitados a la presentación ‘en sociedad’ de un bebé, sino entre las embarazadas; comer peladillas calmaba los dolores en los meses previos al parto y facilitaba las digestiones (o eso creían); también llegaron a venderse como remedios contra la esterilidad.

peladillas bautizo1

Pero fue en el siglo XVII y en la ostentosa corte francesa de Versalles donde las peladillas entraron a formar parte del territorio de la nobleza. Su uso se popularizó en las altas esferas de la sociedad gala. Las peladillas se convirtieron en deleite y ‘chuchería’ de los más cercanos al rey, y fue habitual verlas (y paladearlas) en muchas de sus ceremonias.

Hoy son muy utilizadas como regalo de bautizo en paquetitos personalizados, donde aparece el recordatorio del nombre del bebé y la fecha de la ceremonia. También suelen usarse para decorar el banquete. Su dulzura, como símbolo de próspera felicidad, continúa arropando esta celebración.

#bautizo #regalosdebautizo #detallesbautizo 

peladillas bautizo2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *