Los conocemos como indios Cherokee, pero ellos se denominaban a sí mismos ‘ahniyvwiya’ (‘los humanos’). Es la tribu de los guerreros y cazadores de pelo rapado, salvo una ‘cresta’ en la parte central. Tatuados y adornados con brillantes colores, iban así a la guerra. De profundas convicciones religiosas y feroz valentía, seguían todo un ritual a la hora de bautizar a sus hijos.

cherokees

Ceremonia ésta de presentación social del bebé que en Simboliza (www.simboliza.org) lleva por título ‘Bienvenida al Mundo’ y es una potente y amorosa reafirmación familiar del apoyo a la criatura que acaba de llegar.

Uno o dos días después del nacimiento, el sacerdote de la tribu oraba ante el fuego junto al bebé solicitando una bendición especial; en los días posteriores (no más de una semana), ese mismo sacerdote tomaba al niño y lo llevaba ante el elemento líquido, el agua; allí, volvía a orar al Creador pidiendo vida larga y feliz para el pequeño y, después, lo sumergía en agua siete veces antes de devolvérselo a sus padres (el siete es un número especialmente poderoso y revelador para los Cherokee).

chaman cherokee

 

El nombre del recién nacido lo otorgaba una de las ancianas más veneradas en la comunidad y, para ello, hacía uso de la semejanza del bebé con un objeto o bien se inspiraba en algo dicho o hecho en el momento del nacimiento; también, en un rasgo inusual o especial de la criatura. A lo largo de la vida de ese hombre o esa mujer que acababa de nacer, el nombre podía cambiar, otorgándose otro en función de un logro alcanzado (una hazaña de caza o de guerra, por ejemplo).

Llevar un nombre, por tanto, era algo que definía la personalidad de un miembro de la tribu. Mantenerlo con orgullo y hacer honor a él era algo coherente con la vida del cherokee.

A los cuatro o cinco años, un niño empezaba a aprender el manejo de las armas y una niña, a ayudar a su madre y hermanas mayores. Las costumbres de los ancianos eran rápidamente imitadas. El clan perpetuaba su sangre y su consolidaba así su estilo de vida de generación en generación.

cherokee nene

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *