Para la tradición de la iglesia católica, ortodoxa y anglicana, el uso del ‘agua bendita’ es fundamental en la ceremonia del bautismo. El agua implica purificación y siempre ha estado vinculada a la presentación en sociedad del bebé y, desde siempre, al rito del bautizo como iniciación (también en adultos). En Simboliza, la fiesta del bautizo lleva por título ‘Bienvenida al mundo’ y hace uso del agua como una parte esencial de la ceremonia, que está guiada por un celebrante.

bebe bajo el agua

El ‘agua bendita’ es agua ordinaria, pero no siempre fue así. De hecho, en sus orígenes no lo fue en absoluto. La tradición asegura que el Papa Alejandro I (el sexto Papa del catolicismo) instituyó su uso en el ceremonial eclesiástico (hablamos de los años 106 a 115 d.d.C). El ‘agua bendita’ era agua con sal y purificaba las casas cristianas. La denominada ‘sal bautismal’ se daba al catecúmeno antes de entrar en la iglesia para el bautismo.

Que la sal venga asociada al agua en esta ceremonia no es casualidad: los pueblos orientales antiguos la utilizaban para limpiar y endurecer la piel de los recién nacidos. La Biblia lo refleja en algunos textos del profeta Ezequiel.

bebe bajo el agua1

(Fotos: Zena Holloway)

#bebés #bautizo #bebésbajoelagua #agua #maternidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *